domingo, 25 de noviembre de 2007

Intrusos

Estos días no han sido muy buenos, han sido de esos en los que el buen humor prefiere seguir durmiendo mientras yo tenía que poner los pies en el frío suelo de las siete, de esos en los que me toca poner una sonrisa forzada para intentar no cargar a los que me rodean el peso que resulta soportar a todos los demonios del mundo, que han decidido hacerme una visita sin llamar… Quién les habrá dicho que podían venir…. Quizá se avisaron entre ellos…. Estas cosas siempre son así, primero llega el más entrometido y como te pilla despistada aprovecha para invitar a la familia, así, cuando te vas a dar cuenta, ya se han montado la tienda da campaña.

Mis queridos intrusos están muy pesados, quieren que haga algo, y a pesar de que creo que lo quiero hacer, no sé si debo ni si puedo, ni siquiera sé si sevirá de algo. Ya me han avisado que no se irán hasta que no cumpla lo que me piden pero no me lo creo, aunque la verdad es que ya llevan unos días aquí y están empezando a molestar de verdad, así que tengo que plantarles cara. El problema es que aún no sé muy bien cómo hacerlo.... ¿debemos hacer siempre lo que queremos a pesar de las consecuencias, del daño que podamos hacer a los demás, o quizá es mejor poner la otra mejilla y rendirnos a hacer buenas migas con nuestros intrusos?

Mi abuela decía que no hay nada peor que la indiferencia... a lo mejor si no les hago caso se aburren de mí y buscan otra casera... ¿Será esta una buena solución o con el tiempo me los encontraré de nuevo tomando una copa en mi sofá?.... El lunes decidiré...

15 comentarios:

Agatha Blue* dijo...

Oh!... La indiferencia... Mmmm... te lo aseguro, a veces es un arma poderosa! Tal vez ignorando... mmm... si, se busquen a otra.

Besos,

Agatha Blue

Limaco jolgorioso dijo...

Sí, la indeferencia puede ser un arma bien armado contra esos intrusos molestos (y probablemente desagradecidos). Otra solución original y eficaz, que es de lo que se trata, puede ser golpear de vez en cuando una sartén por los pasillos, así, como el que no quiere la cosa, despistado y con pasión de baterista en pleno alarde de swing, golpe a golpe sobre la piel bien tensada de tu impaciencia.
J,

zanzara dijo...

AGATHA BLUE: Es lo que tienen las abuelas, una sabiduría interminable... Tal vez lo haga!

Besos!

LIMACO JOLGORIOSO: JAjajajjajaja!!!! Muy buena idea, y original un rato, solo espero que los vecinos no hagan cola en mi puerta para dejar las quejas!!

Besos, y bienvenido!

tmc dijo...

Un profe de filosofía me dijo una vez que era peor ser ignorado que odiado...Espero que te sirva.
El tía era un capullo pero la frase era buena.

zanzara dijo...

TMC: Yo no tengo claro si prefiero que me odien o que me ignoren y casi que me quedo con lo segundo, total, el odio ajeno no me aporta nada... Lo que hay que descubrir es lo que prefieren ellos para harceles lo contrario.

Besos!

Belén dijo...

La indiferencia a veces es mas peligrosa, porque puedes hacer despertar la fiera!

Animo guapa!

Besos!

zanzara dijo...

BELÉN: Pues sí a veces es peligrosa... pero en este caso es lo mejor! Me he dado cuenta sin querer, sin pensar más en qué hacer, pues al final las cosas se han resuleto solas y mi sofá está totalmente libre para mí y para mis invitados...

Mil besos!!

P.D. Sorprendentemente, este lunes ha empezado muy bien! :)

AdR dijo...

Me alegro que el lunes haya empezado bien, no siempre son lunes así. Espero que el resto de la semana vaya a mejor.

Saludos
Ya estás "linkada" en mi blog. :) Eso significa que me pasaré por aquí a menudo. Me gusta lo que escribes, y aprendo.

zanzara dijo...

ADR: Muchas gracias por visitiarme y por "linkarme", será un honor tenerte por aquí!

la primera sorprendida soy yo, pues mis lunes suelen ser horribles, pero mira, un asorpresilla estupenda que me he llevado!

Mil besos!!

one of us dijo...

a veces no nos queda mas remedio que hacer caso a nuestros demonios... quizás ellos nos enseñan el camino a nuestro propio yo...o a la felicidad...

besos, y felicidades por tu blog!

zanzara dijo...

ONE OF US: Pues sí, a veces hay que hacerles caso, lo malo es que cuando yo lo hago la suelo liar más... Será que nos entendemos de todo bien...

Muchas gracias por la visita, vuelve cuando quieras!!

Un beso!

Luna Carmesi dijo...

Tu abuela es sabia... Muy sabia.
La indiferencia es la mejor herramienta anti-intrusos y otros bichejos.

zanzara dijo...

LUNA CARMESÍ: La verdad es que sí, mi abuela era muy muy sabia y aunque a veces no hago caso de lo que todo lo que me enseñó, esta vez lo he hecho y me ha ido muuuuuuuy bien!

un beso!

kiri-dido dijo...

La indiferencia es amiga de la negación y de la supervivencia (en algunos casos). Muchas veces puedes "no hacerle caso a los intrusos" pero siempre estarán. Si no los enfrentamos es cuestión de tiempo...volverán a aparecer porque son INTRUSOS. Animo! Todo pasa...dice mi madre!

zanzara dijo...

KIRI-DIDO: Yo he aprendido a ignorarlos un poco ,porque cuando los enfrento, al final todo se lía y es peor, pero tienes razón, en determinadas ocasiones no se puede mirar para otro lado.

Besos!